Cómo hacer kéfir

El kéfir es una bebida fermentada popular en gran parte de Europa y Asia. Tradicionalmente se hace con leche de vaca, pero también se puede hacer con leche de cabra o de oveja, leche de coco y otros ingredientes. Contiene bacterias buenas beneficiosas para la salud similares a las que se encuentran en el yogur. También cuenta con la levadura, que se cree que es buena para el tracto intestinal.

Cómo hacer kéfir

Cosas que necesitarás

  • Leche.
  • Granos de kéfir liofilizados (secados por congelación).
  • Frasco o jarra de vidrio.
  • Colador.

Instrucciones

1. Pon los granos liofilizados en un frasco de vidrio. Un frasco de conservas con tapa de rosca nos puede servir.

2. Agrega la leche. Puedes utilizar leche descremada, leche entera o cualquier otra leche.

3. Cierra la tapa y guarda el kéfir en algún lugar donde permanezca a temperatura ambiente y protegido de la luz solar directa.

4. Fermenta el kéfir de 12 a 24 horas. Cada hora o dos, agítalo suavemente para acelerar la fermentación.

5. Saca el kéfir y después de colarlo ya puedes bebértelo. El colador debe ser con agujeritos muy pequeños.

Consejos y advertencias

Si es posible, compra granos de kéfir fresco. Trata de mezclar el kéfir terminado con frutas y miel. Experimenta con diferentes formas de fermentación del kéfir. Trata de fermentarlo a temperaturas más altas o más bajas, o aumenta o disminuye el tiempo que lo dejas fermentar.

Cómo hacer Kefir con leche de arroz

El kéfir no lácteo permite a aquellos que son intolerantes a la lactosa disfrutar de esta bebida. La fabricación de tu propio kéfir con leche de arroz, te permite beneficiarte de todos los nutrientes y probióticos del kéfir sin que contenga lactosa. Los probióticos proporcionan las bacterias beneficiosas que ayudan a mantener una digestión saludable. Puedes utilizar leche de arroz u otros líquidos no lácteos para sustituir el ingrediente tradicional, es decir, la leche de vaca o cabra para crear una alternativa vegetariana a esta antigua bebida fermentada. El kéfir tiene una consistencia cremosa y fina similar a las bebidas de yogur y contiene levadura y bacterias beneficiosas. Este kéfir hecho con leche de arroz ofrece una bebida alternativa adecuada para las personas con intolerancia a la lactosa o alergias a los productos lácteos o para cualquier persona que prefiera evitar el consumo de productos lácteos o productos de origen animal.

Cosas que necesitarás

  • 1 litro de leche de arroz.
  • 3 cucharadas de granos de kéfir vivos o 1 paquete de kéfir inicial.
  • 2 tarros de cristal con tapa de 1 litro.
  • 1 estopilla de cocina.
  • Una goma elástica.
Cómo hacer kefir en casa

Instrucciones

1. Deja el tetrabrick de leche de arroz sin abrir toda la noche fuera de la nevera. La leche de arroz sin abrir no requiere refrigeración. Permite que se mantenga a temperatura ambiente para ayudar a activar el kéfir.

2. Vierte los granos de kéfir y la leche de arroz en un recipiente limpio. Ciérralo con la tapa y déjalo a temperatura ambiente durante 24 horas.

3. Agita el contenido del frasco haciendo círculos de cuatro o cinco veces al día.

4. Retira la tapa del frasco, una vez que hayan transcurrido 24 horas. Fija dos capas de gasa o de estopilla sobre la apertura del frasco con una goma elástica.

5. Cuela el kéfir en un segundo frasco limpio vertiendo el contenido a través de la estopilla adjunta. Guarda los granos de kéfir para tu próximo lote kéfir con leche de arroz.

6. Coloca el kéfir hecho con leche de arroz en el refrigerador. Sirve el kéfir cuando esté frío.

Consejos y advertencias

Los granos de kéfir vivos se pueden reutilizar indefinidamente, según el Colegio Clayton de Salud Natural. Los paquetes iniciales de kéfir funcionan durante un máximo de seis lotes.

En las tiendas de alimentos naturales puedes encontrar granos de kéfir vivos y paquetes de inicio de kéfir.