Cómo hacer fideuá

Al igual que la paella, la fideuá se debe cocinar en un recipiente lo suficientemente ancho de base para que los fideos formen una fina capa. Debes tener en cuenta que el recipiente utilizado debe permitirte meterlo en el horno.

Puedes utulizar una sartén de freír con el mango extraíble. El tamaño dependerá del número de comensales que tengas. Una sartén grande puede servirte para unos tres o cuatro platos. Es una receta fácil y rápida de hacer, así que si tienes más invitados, deberás utilizar un par de sartenes. El tiempo de preparación son unos 20 minutos.

Cómo hacer fideuá

Ingredientes para 4 personas:

  • 150 ml de aceite de oliva.
  • 300 gramos de fideos (muy finos).
  • 500 ml de caldo de pescado.
  • 1 cebolla finamente picada.
  • 3 tomates rojos naturales triturados sin la piel.
  • Un poco de azafrán.
  • Sal al gusto.

Pon una sarten a calentar a fuego lento con aproximadamente 5 cucharadas de aceite y fríe la cebolla picada. Una vez que la cebolla esté hecha, sácala de la sartén y déjala escurrir. Echa el tomate triturado sin piel para freirlo también, cuando ya esté hecho, sácalo y resérvalo. Es el momento de añadir el azafrán y la pasta seca y fría a la sartén y freirla hasta que quede un poco dorada. Un vez hecho esto, se le añade la cebolla y el tomate y se mezcla bien.

Hay personas que les gusta la fideuá con tropezones y a otras les gusta con el sabor a pescado pero sólo con fideos. Si quieres añadir algo más que sólo los fideos, te damos algunas deliciosas opciones. Puedes agregar un poco de aceite de oliva a una sartén y freir calamar picado con un poco de sal. Otra deliciosa opción es añadir gambas peladas. Puedes echar al aceite una guindilla para potenciar su sabor. También puedes utilizar almejas o mejillones, es importante que los hagas por separado, ya que si contienen arena, pueden arruinarte el plato. Una vez que los ingredientes opcionales estén cocinados, añádelos a los fideos antes de echar el caldo.

Es el momento de añadir el caldo a los fideos con el tomate y la cebolla para que hierva. Puedes echarlo todo de golpe, o lo que es preferible, echar un poco más de la mitad e ir añadiendo a medida que los fideos lo vayan consumiendo. Piensa que no se trata de unos fideos caldosos. La fideua tiene que quedar sin caldo pero húmeda.

Una vez que el líquido se ha absorvido casi por completo es el momento de darle el toque final en el horno. El horno debe estar precalentado durante unos 5 min a 200 grados, cuando introduzcas la fideuá, baja la temperatura a 180 grados. Debes colocar la bandeja lo más arriba posible y no moverte de la cocina. Más o menos a los 2 minutos, abre el horno para ver como está, si los fideos están tiesos, ya puedes sacarla del horno. Si aún no está, vigila la evolución de los fideos cada 30 segundos, en este punto no puedes distraerte. Cocina hasta que el líquido se haya absorbido.

Una vez retirado del horno, deja resposar durante 1 minuto y ya puedes servir. La fideuá se sirve con una buena cucharada de alioli.

Cómo hacer fideua paso a paso

Cómo hacer la sopa de pescado

Si no te gusta el caldo de pescado que venden hecho, puedes hacerlo tú mismo. Es muy sencillo. Para hacer el caldo de pescado necesitarás:

  • 2 o 3 cabezas de pescado. La cabeza de rape es muy gustosa.
  • 200 gramos de morralla.
  • 10 gambas rojas.
  • 2 tomates.
  • Sal.
  • Agua.
  • cebolla.
  • Aceite de oliva.

Comienza friendo la cebolla muy picada en una sartén con una cucharadita de aceite de oliva, cuando esté dorada, añade el tomate rallado y un poco de sal. Llena una olla grande con agua, añade un poco de sal y ponla a hervir. Cuando comience a hervir, echa las cabezas de pescado y la morralla. Corta las cabezas y las patas a las gambas y añádelas también. Después añade la cebolla y el tomate, tapa la olla y deja que se cocine durante 30 minutos.

Destapa y prueba el caldo para comprobar que está bien de sabor, si es necesario, rectifica de sal. Deja hervir 10 minutos más y apaga el fuego. Cuando se enfríe un poco, cuela el caldo y ponlo en otra olla. Enciende el fuego y cuando comience a hervir échale el resto de las gambas y si quieres algún trozo de pescado que quieras servir junto a la sopa.

La sopa sobrante la puedes congelar y utilizar para hacer la fideuá otro día.