Cómo hacer alioli

Hacer alioli no es nada complicado si se saben los pasos a seguir y cómo actuar si se te corta. A continuación te vamos a explicar dos formas de hacerlo, de forma manual y con la batidora. Cuando se hace alioli de forma natural, éste tiene un sabor más intenso y un color amarillo muy característico y apetitoso. Cuando se hace con la batidora, su color es como el de la mayonesa.

Cómo hacer alioli

Cómo hacer aliloli manualmente

Para hacer alioli de forma manual necesitarás:

  • Una aceitera con el pitorro pequeño.
  • Aceite de oliva.
  • Ajos, la cantidad depende de lo fuerte que te guste.
  • Mortero o almirez.
  • Una yema de huevo (opcional) a temperatura ambiente.
  • Sal.
  • Limón.

Para empezar debes pelar los ajos y ponerlos en el mortero o almirez. Si les echas la sal en ese momento, es más fácil de machacarlos porque evitas que éstos salten. Una vez los tengas bien machacados, le añades un chorreón de limón. Es opcional, pero aconsejable ya que puede prevenir la salmonerosis.

Después de esto, añades la yema del huevo. La yema del huevo es un ingrediente opcional. Recuerda que el huevo debe estar a temperatura ambiente ya que si lo coges directamente de la nevera, se te puede cortar el alioli más fácilmente. Añadiendo la yema conseguirás ligar el alioli más rápidamente. Mezclas la yema con los ajos mientras vas añadiendo lentamente el aceite. Debes ir moviendo la mezcla conseguida de forma circular y constante (siempre en el mismo sentido), no debes parar hasta conseguir una mezcla homogénea de color amarillo intenso, siempre es más cómodo si alguien te va echando el aceite mientras tú vas removiendo, aunque es una tarea que puede hacer una persona sola. Para que no se te mueva el mortero o almirez cuando haces el alioli tú sólo, puedes poner un trapo de cocina debajo de este.

Si se te corta el alioli notarás que el aceite se separa de los ajos y la yema de huevo, para arreglarlo puedes añadir un poquito más de limón. Si esto no funciona, puedes añadir:

  • Otra yema de huevo. Antes de echarlo, debes sacar la mezcla cortada del mortero y dejarla en un recipiente a parte. Pones la yema nueva en el mortero y comienzas de nuevo añadiendo la mezcla cortada a modo de aceite muy poco a poco, puedes ayudarte con una cucharadita. Recuerda que el huevo debe estar a temperatura ambiente. Si eliges esta opción, el alioli te saldrá un poco más anaranjado. Si quieres que tenga el color de siempre, deberás hacer más cantidad.
  • Un poco de agua (sólo unas cucharaditas) y remover de forma circular siempre en el mismo sentido.
  • Un poco de leche. La leche al igual que el huevo, es un ligante, así que puede ayudarte. Recuerda que debes echarla muy poco a poco, ésta debe estar a temperatura ambiente. Si no quieres echarle huevo a tu alioli, lo puedes hacer de la misma forma que te hemos explicado sustituyendo la yema por leche.

Así que, para hacer un buen alioli recuerda que:

  • El huevo debe estar a temperatura ambiente.
  • Echa sal antes de machacar los ajos para evitar que estos salten.
  • No elijas un aceite de mucha graduación para que no te salga un alioli muy ácido.
  • El aceite siempre de oliva.
  • Si lo vas a hacer tú sólo, pon un trapo debajo del almirez para que no se te mueva.
  • Remover siempre en el mismo sentido de forma enérgica.
  • No parar de remover hasta tener una consistencia adecuada.

Cómo hacer alioli con la batidora

Para hacer alioli con una batidora necesitarás:

  • Una batidora, por supuesto.
  • Un huevo a temperatura ambiente.
  • Un vaso de aceite de oliva o de girasol.
  • Sal.
  • Ajos. La cantidad depende de lo picante que te guste.
  • Limón.
Cómo hacer alioli casero

Recuerda que huevo tiene que estar a temperatura ambiente. Si haces el alioli con un huevo muy frío es más fácil que se corte. El limón aunque le dé un sabor un poco más ácido, nos puede mantener alejados de la salmonela.

Dicho esto, metes el huevo entero en la batidora, tanto la clara como la yema, todo junto. Echas aceite dependiendo de la cantidad de mayonesa que quieras hacer. No eches menos de un vasito. A continuación, le echas la sal, un chorreón de limón y los ajos pelados.

Empiezas a batir con la batidora desde abajo a una velocidad fuerte y constante. No levantes nunca la batidora de golpe. Cuando veas que la mezcla empieza coger un tono blanco y se empieza expresar un poco, entonces, vas levantando la batidora progresivamente y de forma lenta. Siempre debes mantener la misma velocidad en la batidora.

Una vez ya tengas el alioli hecho, debes meterlo en la nevera. Si se te corta mientras lo haces en la batidora, tienes varias opciones. Puedes añadir un poco más de limón y seguir mezclando a ver si lo consigues ligar. Puedes añadir un poco de leche que al igual que el huevo es un ligante. La otra opción es añadir otro huevo. Para hacer esto último, tendrás que sacar la mezcla a otro recipiente o bien utilizar otro recipiente para batir. Echas el huevo y después poco a poco al igual que echabas el aceite en el modo manual, vas echando la mezcla que se ha cortado. Si ves que el alioli te queda demasiado espeso, puedes echar un chorrito de leche. De esta forma conseguirás un alioli más ligero.

Creencias populares

Popularmente se dice que si hace el alioli una mujer que tiene el periodo, éste tiene más probabilidades de cortarse. También se cree que si una persona piensa que el alioli se va cortar, éste se le acaba cortando. No se sabe cuanta verdad tienen estas creencias, pero por si acaso, piensa en positivo.